Con mi biografía no te metas! Crónica de un bloqueo no anunciado.

Nuestra cultura tecnológica con respecto a las redes sociales ha ido evolucionando progresivamente, dando paso de forma espontánea a normas de convivencia, basadas principalmente en el sentido común y sumamente necesarias en todo lo relacionado al termino “social”.

Una de estas “normas” es evitar publicar información no deseada (Spam) en el muro de personas sin su consentimiento incluyendo el popular “Tagueo” en fotos e imágenes de productos para la venta.

Es lamentable ver como todavía empresas e instituciones usan las redes sociales exclusivamente para promocionar sus servicios de forma invasiva, sin ningún tipo de respeto por sus seguidores/amigos.

En esta oportunidad les contaré el caso de un “Community Manager” de un Instituto de Odontología de la ciudad de Valencia. Todo empezó cuando esta persona publica en mi Biografía, la publicidad de un curso para higienistas dentales.

Error 1: Colocar Publicidad en la Biografía sin Consentimiento

La “biografía” o lo anteriormente conocido en Facebook como “Muro” es tu carta de presentación en esta red social. Su contenido muestra tu perfil, actividad diaria, intereses y aquello que quieres compartir con tus amigos o contactos profesionales. Diariamente recibo comentarios e información que mis amigos y colegas comparten, para esto está determinado este espacio y me encanta que esto suceda.

Ahora la situación cambia cuando sin consentimiento publican en tu biografía publicidad de productos, cursos o servicios obligando a todos tus contactos a verla. Esto es conocido como SPAM.

En las redes sociales con SPAM no se atraen clientes, mas bien se alejan.

Error 2: No conocer a tus posibles clientes.

En Quirónea insistimos sobre lo importante que es conocer a tus clientes antes de hacer publicidad. En este caso si ya estaba mal colocar publicidad no deseada en mi Biografía es peor cuando ni se toman el tiempo de investigar si soy un cliente potencial. Con un breve paseo por mi perfil sabrían que no me interesan los cursos de higienistas dentales y menos en la ciudad de Valencia.

Error 3: Trabajar en una Red Social sin conocer sus políticas de uso.

Por las respuestas que esta persona realizó a mis comentarios se aprecia un total desconocimiento de las políticas de uso de Facebook. En primer lugar asume que publicar en tu muro publicidad no deseada es el sentido de tener Facebook. Asumiendo que si no te gusta que posteen publicidad en tu muro no deberías estar. :D

Error 4: Bloquearme.

Si, aunque les parezca sorprendente en vez de recibir una disculpa por su conducta indebida, esta persona decidió bloquearme. Desde niño me enseñaron que si uno comete un error debes hacerte responsable y mínimo ofrecer disculpas.

Aparentemente esta persona no piensa así y es mas fácil borrar los mensajes y eliminar al que se queja. Este caso en particular es lamentable ya que habla en nombre de una reconocida institución que tiene por misión:

“Crear condiciones propicias para un diálogo entre las civilizaciones, las culturas y los pueblos fundado en el respeto de los valores comunes”.

Que diferente sería si su misión se extendiera a sus redes sociales ¿No creen?

¿Te ha pasado algo similar? ¿Qué opinas de esta práctica? Compártelo en los comentarios!